Jason Wolker

Description:

Descripción Psicológica:
- A pesar de aparentar un ser extraño, la primera impresión que da es de un chico bufón y despreocupado por la vida, siempre gastando bromas con su gas de la risa, ya que siempre dice ‘’Hay que animar el momento con una buena risa’’, a pesar de ir a su bola siempre tiene en cuenta lo que pasa a su alrededor, ya que no quiere perderse ningún detalle de lo que pasa por si ocurre algo malo para el o para sus conocidos/amigos/familiares, en cuanto ve a un noble pasar por frente suya los demás de su tripulación lo tienen que sujetar para que no vaya tras de ese noble para matarlo, aunque no es la primera vez que le da un buen puñetazo a uno de esos malditos.

Descripción Física:
Con traje
Snow_gas_masks_masks_digital_art_artwork_romantically_apocalyptic_vitaly_s_alexius_1920x1200_wall_www_wallmay_net_7.jpg

Sin traje
Jason_Wolker.jpg

- Edad: 22
- Altura: 1,80m
- Peso: 76kg
- Rango de flota: Comandante de 17ª división
- Akuma no Mi: Gasu Gasu no Mi
- Gustos: Mujeres con curvas y gastarle bromas a la gente
- Disgustos: los nobles, los nobles y… los nobles

Bio:

- Toda historia debe tener un principio, pues bien, os contare desde cuando era un crio, yo era el hermano mayor de mi familia, siempre estaba cuidando de mi hermano menor Dorian y ayudándole en sus tareas, nos habituábamos en una isla del East Blue, siempre jugábamos con los demás niños en la isla a pesar de nuestra pobreza, seguíamos hacia adelante como podíamos hasta que… BOOOM, se escucharon cañonazos fuera de casa, rápidamente le dije a Dorian que se escondiese mientras yo iba a ver que estaba pasando pero cuando me di cuenta… todo estaba ardiendo, nuestra aldea, nuestro hogar, parecía un infierno abrasador, no sabía quien o que lo hizo pero simplemente veía caos y gente de nuestra aldea huyendo, pero en cuando quise dar un paso quede inconsciente por un golpe que me dieron por la espalda… Después de despertar me encontré encerrado junto con los demás niños de mi isla al igual que al lado de mi hermano pequeño, nos llevaron como a una especie de edificio donde se reunían muchos nobles, tras varias horas esperando en una celda junto a los demás nos llevaron a un escenario donde nos exhibieron para subastarnos, con rabia simplemente me tenia que aguantar ya que los nobles nos trataban como animales, tras subastarnos nos llevaron a mi hermano y a unos cuantos más niños a la casa de un noble, como sus malditos esclavos, eso no era vida alguna, hora tras hora, día tras día, solo eran insultos, viendo como nos pegaban sin poder hacer nada, trabajar las 24 horas del día… ¿Para que? para nada más comer un trozo de pan y algo de agua.
- Estuvimos 3 años encerrados en ese infierno, muchos de nuestros compañeros morían por esos malditos nobles, hasta nos hacían comernos sus cuerpos para saciar nuestra hambre, pero yo me negaba a comérmelos, eran mis amigos ¿Cómo podía comérmelos después de lo que estábamos pasando?, al pasar unos días comencé hacer mi turno de limpieza buscando algo de comida ya que estaba hasta en los huesos, tras abrir la puerta de una habitación mientras limpiaba vi una fruta expuesta en una vitrina, del hambre que tenia se me caía la baba de tan solo verla, sin pensármelo dos veces rompí la vitrina con la escoba para coger la fruta, metiéndomela en la boca pero sin darme cuenta un guardia entro ya que escucho el cristal roto, del mismo susto me trague la fruta del tirón, estaba mala de cojones pero con el hambre que tenia me importaba poco, de repente mi cuerpo me empezó a doler demasiado, retorciéndome en el suelo empezó a salir algo de mi cuerpo… ¿eso era… gas?, era nada más y nada menos que la Gasu Gasu no Mi, en ese mismo instante no podía controlarlo bien, no sabia lo que hacia, solo vi como el guardia comenzó a ahogarse por el gas que estaba echando y las esposas que me retenían cayeron al suelo, por un momento mi cuerpo se volvió intangible el cual me ayudo a liberarme, asombrado al igual que asustado fui corriendo a por mi hermano, agarrándole de la mano él se sorprendió ya que me vio sin las esposas, concentrándome conseguí crear un gas que derritió lo suficiente las esposas para que quedase libre, sin pensárnoslo dos veces salimos corriendo, los guardias de aquel noble comenzaron a seguirnos por las calles, apretando los dientes por la rabia que estaba guardando durante años solté a mi hermano gritándole ‘’¡¡CORRE Y NO MIRES ATRAS!!’‘, mientras el corría yo me quede contra los guardias, tan simple fue que con la rabia acumulada mi cuerpo solo comenzó a echar gas venenoso, mate a unos cuantos pero eran demasiados hasta que… todos los guardias comenzaron a caer uno tras otro o mejor dicho, a echar a volar, cubriéndome con los brazos por la sorpresa vi a un hombre bastante grande al igual que su bigote, estaba asustado al cual el hombre se agacho y me abrazo con su gran brazo como si indicase que me estuviese protegiendo el cual me dijo ’’Se mi hijo y únete a mi tripulación, allí estarás a salvo’’, tras esas palabras quise aguantarme a romper a llorar pero no podía durante mucho tiempo.
- Pase desde los 11 años hasta los 19 entrenándome junto a mis compañeros al igual que me entrenaba Barbablanca, que los trataba como mis hermanos y a él como mi padre, mientras entrenaba hacia las típicas tareas, limpieza, cocina, etc., aunque no me importaba hacerlas ya que me divertía porque me ayudaban, la gran mayoría del tiempo me divertía jugando a las cartas, combatiendo para practicar con mi akuma no mi, era bastante hábil ya que conseguí que todo mi cuerpo se convirtiera en gas para que los golpes y cortes no me afectasen, pero algunos si llegaban a darme porque usaban lo que se llamaba Haki, siempre quise saber como se usaba pero me dijeron que era algo difícil de enseñar, aunque fuese difícil a mi no me importaba, quería aprenderlo, tras completar el entrenamiento y que mi padre me veía capacitado me asigno una división el cual era nada más y nada menos que la de Marco, siempre me contaban historias sobre que era muy fuerte y que era buen comandante al igual de amigo, no pude negarme al estar en su división, zarpamos finalmente hacia una isla que estaba siendo atacada por unos piratas, el cual esa isla estaba protegida por Barbablanca, tras llegar vimos que todos los piratas iban… ¿disfrazados? parecía que hubiésemos entrado en un circo, vi quien era su líder y era el mismísimo Buggy el payaso, Marco con una sonrisa me dijo que me encargase de él yo mismo, señalándome ya que era mi primera pelea contra un capitán, asintiendo Marco me dijo ‘’No te preocupes, lo harás bien, yo me encargare de que no te molesten’‘, mirando a su capitán que estaba festejándolo me acerque hacia él, el cual se puso de pie mirándome desafiante ’’¿Este mocoso es el que me va a desafiar? No tardare ni 5 segundos en tumbarte hahahahaha!‘’, después de aquellas palabras le mire fijamente sin decir nada, se abalanzo hacia a mi pero cuando me quise dar cuenta su brazo se separo de su cuerpo lanzándomelo con un cuchillo, rápidamente lo esquive hacia un lado, al ver lo que podía hacer sonreí comenzando a soltar gas de mi cuerpo, me envió otro ataque de la misma manera pero esta vez me atravesó ya que me convertí en gas, Buggy estaba sorprendido ya que golpe tras golpe no me podía dar, todos sus tripulantes comenzaron a dormirse uno tras otro ya que comencé a soltar gas somnífero, acercándome a el se empezó a echar hacia atrás asustado o más bien suplicándome que no le hiciese nada, era bastante fácil este capitán, dándome la vuelta volviéndome como era antes, Buggy el muy traicionero me apuñalo por la espalda soltando un poco de sangre por la boca ya que me dio en un punto exacto, apreté los puños ya que lo perdone, comencé a echar otro gas distinto… gas de la risa, Buggy comenzó a reír poco a poco hasta no poder parar de reírse hasta cierto momento en que quedo inconsciente, escuchando una batalla encarnizada a lo lejos donde estaba Marco y los demás eche a correr para ver que estaba pasando, cuando vi a todos esos marines contra mi gente ya lo supe, había venido un Teniente a por nosotros y por lo visto era muy rápido y ágil con la espada, comencé a ayudarlos para que no cayese ninguno de los nuestros, incluso proporcionaba un gas que nos curaba pero lentamente, ayudando más de una vez a marco ya que le atacaban por la espalda hasta que estábamos espalda con espalda, viendo que íbamos empatados casi perdiendo cuando tuve la oportunidad de que los demás escapasen me transforme en gas, echando de mi cuerpo gas lacrimógeno hacia todos los marines haciéndoles una barrera para que les diesen tiempo a subirse al barco, después me subí yo rápidamente ya que no podían atraparme, zarpando rápido despistamos al rato a los marines, al llegar al gran barco de Barbablanca, Marco le conto mis proezas a nuestro padre, él con una sonrisa viendo lo que había madurado me ofreció un hueco como comandante de una división, al escuchar eso me quede de piedra, no podía creer que me diese esa oportunidad la cual no pude negarme.
- Tras años en la tripulación que me ofrecieron me llamaban ’’Niebla Mortal’’, ya que una vez que entrabas en mi gas no salías, conseguí un traje nuevo al igual que una mascara el cual me gustaba su diseño, me divierto mucho en mi división ya que hacemos lo que queremos pero dentro de un limite, luchamos contra los marines y ayudamos a las islas protegidas por nuestro grandísimo padre, aunque aun sigo en la búsqueda de mi hermano pequeño.

Jason Wolker

Ragnarok SrDead